domingo, 20 de mayo de 2018

¡VEN RUAH DE DIOS!

¡Ven, Santa Ruah!
Renueva la faz de la Tierra.
Reconcílianos con el aire que contaminamos,
reconcílianos con el agua que envenenamos,
reconcílianos con la tierra que llenamos
de asfalto y cemento,
reconcílianos con los hermanos y hermanas
a quienes descartamos.
¡Renueva nuestros deseos
y renueva la faz de la Tierra!

¡Ven, Madre de la vida!
Límpianos del deseo de poder,
haznos creer en la reconciliación
entre nosotras y los animales
a los que tratamos como máquinas,
entre nosotros y las plantas
que aparentan ser inútiles para nosotros.
Danos fe para rescatar los árboles,
para que no todos mueran.
¡Renueva nuestras mentes
y renueva la faz de la Tierra!

¡Ven, Aliento de Dios,
Maestra de los humildes!
Inspira nuestras vidas para que aprendamos a vivir
en unión con todas las criaturas,
transfórmanos de enemigos en hermanos,
de especuladores de ganancias
en amigos de la Tierra.
¡Renueva nuestros corazones
y renueva la faz de la Tierra!

¡Ven, esperanza de los pobres,
juez de los poderosos!
Rescata del naufragio a nuestro planeta,
sácanos de la prisión de nuestra voracidad.
Aliento de vida, ¡sopla sobre nosotros!
Agua de vida, ¡déjanos beber de ti!
¡Déjanos convertirnos en tu morada
y renueva la faz de la Tierra!

jueves, 17 de mayo de 2018

ELOGIO DE LA IMPERFECCIÓN

Esa vieja cordura los desprecia.
Tontos, enfermos, locos, raros, poquita cosa:
piezas inacabadas.
Pero a Él le sirven todos,
piedras de su Edificio. Algunas veces
los usa como piedras angulares
–véase el Evangelio– y otras veces con ellos
le hace a la Historia vados, aceras, jardincitos,
poyetes en que toman el sol los jubilados.
Nada se desperdicia. Ninguno queda fuera.

Quién sabe si por ellos, solamente por ellos,
siguen Aldebarán y el Cisne y la Vía Láctea
girando en el silencio de las noches. Quién sabe
si a ésos que tienen pájaros
en la cabeza, a aquéllos que están como una cabra,
a los que oyen campanas y nunca saben dónde,
a los que les han dado calabazas…
Él no los ha elegido como sus proveedores
de materiales para hacer sus primaveras.
Miguel D’Ors

martes, 15 de mayo de 2018

UN DIOS DENTRO

La física cuántica nos muestra cómo el universo está en expansión debido a una fuerza que explotó hace millones de años cuando la energía del silencio descansó sobre un horizonte de nada pura. Entonces, un sonido poderoso explotó como una bola de fuego imponente. El silencio engendró la danza y la danza explotó en la vida. Esta energía infinita danzó hacia la existencia en modos de gran creatividad. Por eso la tierra es tan radioactiva y mantiene su centro caliente por las continuas reacciones nucleares. Incluso muchos átomos en toda la superficie siguen todavía explotando.

Está calculado que en nuestro propio cuerpo tres millones de átomos de potasio explotan cada minuto. Esa fuerza de dentro puede recibir el nombre de Dios: un Dios que es fuente de energía, de vida, y, si se mira desde el amor, fuente de amor. No un Dios lejos, fuera, en su cielo, no se sabe dónde. No, se sabe dónde: en el centro de la vida, sosteniéndola, produciéndola, amándola. La verdad de Dios en ese centro es lo que la resurrección de Jesús quiere enseñarnos.

La mejor respuesta es la contemplación admirativa, la alabanza, el éxtasis ante aquello a lo que pertenecemos. ¿Puede ser esto rodeado de cordialidad hasta que pueda entrar en nuestro corazón tanto o más que lo que entró con las representaciones religiosas tradicionales?

Ojalá.
Fidel Aizpurúa

jueves, 10 de mayo de 2018

EXTRACTO DE “EL BAJÍSIMO”

La belleza viene del amor, el amor viene de la atención. La atención simple a lo simple, la atención humilde a los humildes, la atención viva a toda vida.

Ante el amor no hay ningún adulto, no hay más que niños, más que esa inocencia que es abandono, despreocupación, mente perdida. La edad suma. La experiencia acumula. La razón construye. La inocencia no cuenta nada, no amontona nada, no edifica nada. La inocencia es siempre nueva, se va siempre a los comienzos del mundo, a los primeros pasos del amor. El hombre de razón es un hombre acumulado, amontonado, construido. El hombre inocente es lo contrario de un hombre cargado sobre sí mismo: es un hombre liberado de sí, renaciendo en el total nacimiento de todo.

Os invito a ser como la tierra desnuda, olvidada de sí misma, acogiendo igualmente la lluvia que la golpea y el sol que la reseca. Y decir a los otros: buscáis la perfección en los desiertos de vuestro espíritu. Pero yo no os pido ser perfectos. Os pido ser amantes.

Esperáis del amor que os colme. Pero el amor no colma nada- ni el hueco que tenéis en la mente, ni ese abismo que tenéis en el corazón. El amor es vacío más que plenitud. El amor es la plenitud del vacío. Es , os lo recuerdo, una cosa incomprensible. Pero aquello que es imposible de comprender es muy simple de vivir.
Christian Bobin

martes, 8 de mayo de 2018

EL CARRO DE LO ETERNO CON SUS RUEDAS DE MADERA

Cuando preguntamos qué quieres ser de mayor, muchos niños responden: “Mesi” y otros “Ronaldo”. Y los no tan niños, no lo dicen pero suspiran por tener un cuerpo diez, ser famosos o tener mucho dinero. Parece que para ser dichoso hay que ser alguien especial, alguien diferente, alguien único, el mejor. Pero ser como Mesi o Ronaldo lo consiguen uno o dos entre los más de 7 mil millones de habitantes del planeta. El cuerpo diez realmente no existe porque lo crean con Photoshop, maquillajes o liposucciones. Famosos son unos pocos y también son minoría los que tienen dinero a espuertas. Así es que realmente, la gente de a pie, parece que lo tenemos un poco difícil para ser felices.

Me sigue llamando la atención que cada vez sea más normal que mujeres y hombres vayan a clínicas plásticas a operarse para quitarse grasa, cambiarse lo labios o los pechos. Es la mayor barbaridad que uno puede hacerse: cambiar su cuerpo, salvo en situaciones extremas claro. Sobre todo porque indica una falta de aceptación de uno mismo brutal. Estás diciendo que quieres ser de otra manera, que no quieres ser como eres. Creo que justo esta situación es la que nos impide ser felices: la falta de aceptación de lo que somos; la pretensión de ser lo que no somos.

Me da la impresión de que la felicidad tiene que ver con aceptarte tal y como eres, acoger tu debilidad, saber lo que eres y quererte tal cual. Y eso es justamente la humildad cristiana, que tan poco se entiende: es saberte valioso y digno en tu fragilidad. Es el sentimiento que expresa María de Nazaret cuando dice que Dios “ha mirado la humildad de su esclava” (Lc 1, 48). La humildad no se trata de una virtud que te haga sentir bueno, de una “pose” para parecer lo que no eres. La humildad es saber y aceptar lo que eres, tu realidad, tu tierra, tu humus (de ahí viene la palabra). El ser dichoso también necesita acoger la realidad que te toca, aceptar la vida que se te presenta, abrir las puertas a cada instante, sin querer vivir otra cosa, adentrándote en lo sagrado de cada momento, aunque parezca que sea vulgar o doloroso. Algo de esto expresa Christian Bobin:

La libélula al verme, se detiene en la empalizada. Me paro a mirarla. El carro de lo eterno con sus ruedas de madera pasa entre nosotros sin un ruido: luego la libélula vuelve a sus cosas y yo prosigo mi paseo con una nueva tonalidad de azul en el alma”.

Javi Morala, capuchino